¿Y TÚ QUÉ ERES? FITNESS vS HEALTHY

¿Y TÚ QUÉ ERES? FITNESS vS HEALTHY
6 Marzo, 2017 Alma Creativa

En esta sociedad en la que vivimos no hacemos más que cometer los mismos errores, llevamos décadas quejándonos de los estereotipos, de las etiquetas, de los prejuicios… Y aún seguimos buscando etiquetarnos, sentir que formamos parte de un grupo llamado ‘x’ que nos represente y con el que se supone que nos sentimos muy identificados. Y, sinceramente , si me tengo que decantar por algo, prefiero mil veces más el estereotipo de atractivo de mujer que ahora está de moda que el que estaba de moda en los 90, porque puestos a elegir, mejor una tía musculada que necesite más de 1.500 calorías para rendir en sus entrenamientos, que una mujer esquelética que tenga que castigarse cada día ingiriendo menos de 500 calorías con tal de entrar en la talla más pequeña de una tienda. Pero puestos a elegir también, prefiero el equilibrio independientemente del aspecto físico de cada uno…

¿No os dais cuentas de que vivimos continuamente esclavizadas tratando de demostrar al mundo lo perfectamente capaces que somos de conseguir todo lo que nos propongamos? Por qué no olvidarnos por un momento del resto del mundo y centrarnos en ser felices y en disfrutar de nuestro cuerpo, de nuestra vida y de encontrar bienestar en lo que tenemos, sin focalizarnos en que sean los demás quienes vean lo atléticas, sanas e inteligentes que somos, ¡a quién le importa! ¿A caso no os habéis dado cuenta de que da igual lo que hagamos? Nunca será lo correcto para todo el mundo. (Si estás muy delgada porque no comes, si estás muy musculada no es femenino, si coges dos kilos es que te estás echando a perder…), nunca llueve y NUNCA lloverá a gusto de nadie así que te doy un consejo:

Busca tu propia felicidad.

Y con esta intro ahondo en el tema del título, el que más habéis votado a través de mi stories de Instagram. Sois varias las personas que durante los últimos meses me preguntáis que quién me hace los planes (entiendo por planes dietas y entrenamientos pautados), como en alguna ocasión he contado, sobre todo en Snapchat, (aquella época maravillosa en la que usaba Snapchat jaja) he pasado por diferentes fases a lo largo de los últimos 6 años. El caso es que llegó mi momento álgido, comencé a entrenar con pesas y a combinarlo con mis entrenamientos funcionales y sesiones de cardio, me veía cada vez mejor físicamente, pero sobre todo me veía fuerte y con mucha resistencia, entonces empiezas a ver los espectaculares cuerpos  de muchas chicas, sus cambios y piensas ‘yo también puedo!’. En ese momento decidí probar a llevar una dieta pautada, porque sabía que entrenaba bien y comía bien y era consciente de que para dar un paso más a nivel físico/estético tenía, no solo que comer bien, sino comer para un objetivo.

¿Qué conlleva comer para un objetivo?

Seguir una dieta pautada por un nutricionista deportivo o entrenador no tiene nada que ver con el concepto que se tiene en la sociedad de dieta. Estar a dieta para mucha gente, por desgracia, es comer poca cantidad y poca variedad, lo que desencadena en el mayor de los casos en fracaso, desilusión y rebotes. Pero en el Fitness una dieta es una guía nutricional adaptada a las necesidades de un individuo y acorde a los objetivos que se haya establecido, en algunos casos puede ser  de definición (para rebajar el porcentaje graso y preservar masa muscular), en otros casos puede ser para aumentar masa muscular (dieta de volumen) o simplemente de mantenimiento.

Un plan personalizado conlleva un compromiso y conlleva sacrificios, pero no necesariamente conlleva pasar hambre ni mucho menos, hablando en casos generales y en casos de personas que eligen un plan sin ser competidores profesionales.

Obviamente si habéis seguido la preparación de chicas y chicos que compiten habréis visto que tienen etapas muy restrictivas y que no son para nada saludables, únicamente han decidido competir y saben que hay que pasar por determinadas cosas, pero lo hacen supervisados por profesionales y en un momento puntual para conseguir una meta muy concreta.

En mi caso, hace más de un año probé y comencé con un plan, unos menús cerrados, muy variados y completos, pero lógicamente, por variados que sean hay que cumplirlos a raja tabla y yo mantuve mi compromiso un par de meses, vi progresos físicos pero, sinceramente, para el estado físico que yo ya tenía, los progresos tampoco eran abismales y me hizo plantearme muchas cosas:

  • ¿De verdad me merece la pena?
  • ¿Es más importante para mí un abdomen marcado o salir a cenar con mi novio y poder tomar una copa de vino y compartir un postre con él?
  • ¿Te apetece decir a tu madre que no puedes ir a comer cuando ella sabe que comes sano y te va a dar una deliciosa merluza al horno pero tú debes comer salmón y es inamovible?
  • ¿Qué hago pesando el calabacín…?

Y un sinfín de cuestiones más, sin mencionar mi pasión por la cocina a la que entonces no podía dar rienda suelta…

Me di cuenta de que realmente ese punto al que había llegado era extremista, al cual llegué porque soy una persona perfeccionista y luchadora, pero en algunos casos hay que priorizar y eso no significa ser menos perfeccionista ni luchadora ni menos saludable o fitness, si así te gusta llamarte… Significa ser consecuente y poner en una balanza todo lo que te importa en la vida, si algo te gusta pero afecta negativamente a tu entorno, a tu gente, a tus relaciones sociales, en mi opinión, no merece la pena.

Soy saludable y no tengo six pack, quizá esta sea la gran diferencia entre fitness y healthy…

Y hablo yo que soy una persona disciplinada y ordenada en cuanto a dieta y entrenamiento se refiere, pero como en todo, depende del lado desde donde lo mires; yo comparada con gente sedentaria o gente que no mira por su alimentación, o que le da igual comer en el almuerzo lentejas con chorizo de primero y de segundo albóndigas… Comparada con estas personas soy muy disciplinada, porque como equilibrado, porque no pico entre horas, no como productos procesados en mi día a día… Porque entreno entre 5-6 días a la semana… Pero si me comparas con una persona que compite o con alguien que simplemente decide contratar un plan de entrenamiento y dieta, entonces soy una persona flexible. Pero, no os equivoquéis, flexible no significa que no me cuide, que no entrene en condiciones y que no sea tan saludable como cualquier otra persona que luzca un six pack o un culo tres veces más grande y duro que el mío.

Puedo estar siendo muy explícita con mis comentarios, pero creo que es la mejor forma de ver estos dos lados dentro del boom de la ‘healthy life’.

Para mí llevar un estilo de vida saludable significa comer limpio, sano, variado, equilibrado, con cabeza y rico. Significa ser activa, entrenar con continuidad, pero entrenar aquello que te haga sentir bien, a mí me gusta entrenar la fuerza, lo he dicho mil veces, pero también me gusta hacer circuitos metabólicos, salir a correr… Así que si te gusta la BBG de Kayla Itsines ¡hazla! Que la ‘moda’ sea el crossfit o hacer 10 dominadas con un disco de 10 kg colgando de tu cintura, no quiere decir que tú no seas una crack con la BBG. Piensa que esto es como en el resto de ámbitos de la vida, hay personas muy sensibles a nivel musical, pero hay a quien le apasiona el jazz y a quien le apasiona la ópera, ninguna es más o menos sensible ni más o menos entendida del tema, son gustos, a cada cual le hace más feliz escuchar un tipo de música, nada más, ambos son igual de válidos como entendidos en música y por supuesto igual de válidos como personas interesantes.

La vida es un continuo aprendizaje

A día de hoy no me arrepiento de cada etapa vivida, he aprendido de todas ellas y por eso estoy donde estoy ahora. Lo que debemos tener claro es lo que queremos, lo que está arriba en nuestra lista de prioridades y lo que realmente nos importa y nos hace sentir bien.

En mi estilo de vida saludable hay cabida para el deporte y para una alimentación sana, para recetas saludables como la tarta de avellanas vegana que he publicado en instagram, para un vino con mis amigos y mi chico de vez en cuando, para unas tostadas de pan artesano integrales cada día si me apetecen, para una onza de chocolate negro después de cenar… Todo esto tiene cabida y me hace sentir saludable, fuerte, en forma y a gusto con mi cuerpo. ¡Y no! No tengo un plan definido y aún así no aumento de peso, no tengo digestiones pesadas… Porque llevo un equilibrio, porque el 90% del tiempo trato con mimo a mi organismo dándole alimentos naturales que reconoce y que sabe qué hacer con ellos, independientemente de sus calorías, porque ahora prefiero contar calidad que calorías. Porque yo no tengo un plan, yo soy feliz cuidándome y disfruto de igual manera un plato de brócoli que un brownie de vez en cuando.

Para mí un cheat meal en donde comerme sola un bote de helado tamaño familiar, un paquete de donuts o una pizza grande de Telepizza (o todo a la vez…), no tiene sentido, no es equilibrio ni mucho menos es saludable ni bueno para el organismo Siento si con esto defraudo a algunos de los que lo leáis, pero algo así solo puedo entenderlo para un competidor profesional que ha estado con una restricción brutal durante mucho tiempo, pero no lo entiendo para alguien que se cuida con normalidad a diario. Mi idea de ‘comida trampa’ es salir a cenar el fin de semana o ir donde mis padres y compartir una comida en donde tengamos quesos, empanada casera, un guiso casero, un buen vino… No tiene sentido comer sola en casa más calorías de las que hayas podido ingerir en toda la semana y, a largo plazo, pienso que algo así no puede traer nada positivo, pero bueno, que el cheat meal es tema para otro post…

A la pregunta soy healthy o fitness…

Definición de ambos conceptos según la wikipedia:

Fitness o forma física (en español buena forma) es un estado general de salud, y en forma más específica a la capacidad de practicar cierta actividad física, ocupaciones y actividades cotidianas. Una buena forma física por lo general se adquiere como resultado de una nutrición adecuada 1, la práctica de ejercicio físico de moderados a vigorosos 2, y un descanso apropiado3.

Saludable es un adjetivo que hace referencia a lo que sirve para conservar o restablecer la salud. Puede tratarse de algo concreto (como un alimento) o abstracto (mantener la calma, evitar las preocupaciones). La salud implica el completo bienestar físico, mental y social de un ser vivo.

Entiendo que a nivel social se ha extendido la creencia de que el fitness es un concepto que define un estilo de vida más restrictivo, de competencia profesional y, en cambio, saludables es un término más generalista que abarca a todas las personas que buscan su bienestar físico y mental. No obstante, viendo estas dos definiciones me considero tanto Fitness, porque busco una buena forma física a través del ejercicio físico, una nutrición adecuada y descanso apropiado, como Saludable, ya que estos tres factores, a mi parecer, desencadenan en una persona completamente saludable.

Así que acabo este enorme post tal y como empezaba:

Dejemos de ponernos etiquetas y vivamos en busca de nuestra propia felicidad.

 


 

Gracias por llegar hasta aquí y no olvides dejar tu opinión, con todo el respeto del mundo, en los comentarios. 😉

Soy Consultora de Comunicación y diseñadora web. Mis grandes pasiones, el Marketing on line y la 'healthy life' las fusiono en este blog: www.delicioushealthy.com. Puedes seguir mi día a día en mi Instagram: @alma_creativa. Y si quieres conocer el trabajo que realizamos en mi agencia de Comunicación, visita: www.almacomunicacion.es.

7 Comentarios

  1. Olga 4 meses hace

    ¿Cuál ha sido mi sensación al leer el post? Una increíble conexión y entendimiento contigo. Yo también he pasado por varias etapas, de hecho yo llegué a competir en 2011 cuando todavía no había estallado la burbuja del fitness, no existía la harina de avena y mucho menos empresas de “meal plan” a domicilio . Desde entonces puedo decir y digo que soy una persona healthy y fitness, como bien has apostillado a raíz de las definiciones. Tengo temporadas (normalmente cuando se acerca el buen tiempo) en las que suelo ponerme más estricta y si algo he aprendido con los años es que no merece mucho la pena. Yo tampoco concibo el ir a casa de mi madre a cuestas con el tupper (hablamos de que NO vamos a competir ni nada por estilo). Es más, lo veo poco “healthy” desde el punto de vista mental, que ¡ojo!, se nos olvida, pero ahí está. Mens sana in corpore sano. Para mí esta frase lo resume todo.
    Y escribiría mil y una líneas más pero creo que tampoco es cuestión de comentar en modo “biblia” jeje.
    Lo dicho, muchas gracias por compartir estas reflexiones y opiniones. Ya estoy deseando leer el siguiente post. Enhorabuena!

    • Autor
      Alma Creativa 4 meses hace

      Es un tema que daría para mucho y realmente delicado de tratar, porque habría que matizar siempre muchas cosas para tratar de hablar de manera clara y objetiva, pero se haría interminable… Como bien dices, lo más valioso es tener la cabeza cuerda, muchas son las personas que se meten en planes y acaban con ansiedades, algo paradójico, no? Y nos repetimos, tú que has competido mejor que nadie lo sabe, no hablamos de dietas para gente que compite, es algo puntual y está claro que para quienes se comienzan a adentrar en esto de la vida saludable, seguir perfiles triunfadores es positivo, porque oye si esa persona ha logrado tanto cómo no voy yo a ser capaz de mover el culo al menos 3 veces por semana y rebajar la dosis de grasas trans?? Para esta gente que empieza y para mí misma, hay muchas personas que son inspiración, pero son el lado extremo, no quiere decir que llevar una vida saludable sea eso, hay que saber dónde está el punto intermedio de las cosas y disfrutar de lo que tenemos, que a saber dónde estaremos mañana..
      Gracias por tu comentario Olga.
      Un beso enorme.

  2. Silvia 4 meses hace

    Para mi como todo en la vida es cuestion de equilibrio y sentido comun (aunque sea el menos comun de los sentidos) la vida no se deberia basar ni en contar calorias de lunes a viernes ni en transformar las comidas del finde en una fiesta romana. Estoy totalmente de acuerdo en comer sano, lo menos procesado posible, divertido y buscar la conexion entre tu cuerpo y tu mente como para que tengas tranquilidad interior. Lamentablemente por las redes sociales hay muchas cuentas que van de fit…healthy etc que solo contribuyen a volver medio loca a la gente sin ningun rigor y con un intrusismo desmesurado, hay que vigilar mucho a quien se sigue sobretodo l@s chicas y chicos jovenes. Me ha encantado el post. Felicidades

  3. Belén 4 meses hace

    Me ha encantado, piensas exactamente como yo!! Me descubrí hace poco pensando sobre este tema porque creo que las etiquetas no son saludables 😉 Me dicen siempre que si por qué no comipito, que si soy una chica fitness, que si estoy muy musculada, etc, etc, etc. Y lo único que hago es practicar deporte hasta donde me gusta, comer saludable para mimar a mi cuerpo y llamarlo OCIO. Muchas personas no entienden que dedicar tiempo “muerto” para no sacarle partido no tiene sentido. Pero para mí SÍ lo tiene. Sobre todo porque yo busco vivir y ser feliz, disfrutar y que nada me pribe de la vida social que tanto me gusta. Con respecto a los Cheat Meal… me echo las manos a la cabeza siempre!!!! Alucino con la ansiedad que tienen que saciar simplemente porque te han estado pribando de ese tipo de alimentos. Yo no realizo comidas trampa nunca y muy de vez en cuando opto por un plato de ese estilo. No lo necesito ni me lo pide el cuerpo. Eso sí, soy flexible y si me apetece mi trocito de queso, mi extra de cacao o añadir algún extra cuando me apetece lohago. Eso es EQUILIBRIO. Lo demás, para mí, es un trastorno. Y siento que lo que le pueda parecer a otros. Siempre desde el respeto. Gracias por tu reflexión y tu estupendo trabajo!!!

  4. Inma Bas 4 meses hace

    Ya tendremos esta conversación en persona, estoy super segura. Y es que tengo clarísimo que aunque tengamos detalles diferentes el punto en común importante lo compartimos porque ambas hemos elegido de esto más que “una etiqueta” una filosofía de vida. Como bien dices que no sabes ni cómo llamarlo porque es un poco de esto y un poco de lo otro pero lo más importante es que no tiene un objetivo concreto a corto plazo me refiero. Porque sinceramente a mí no me merece de nada conseguir abdominales un día si eso me va a llevar a ansiedades y a perderlos al día siguiente por haber escogido el camino de la impaciencia. Que puedo quererlos por supuesto y puedo quererlos ya, también. Pero tengo muy claro que también quiero comer cosas ricas saludables no pensar nada comer por instinto porque ya sabemos perfectamente lo que son 100 g de pollo o 200 de pescado, por supuesto nada de pesar las verduras estamos locas? Y me quedo con aquello que dijiste en tu Instagram: es que hay que moverse todo el puto rato

  5. bea 4 meses hace

    No puedo estar mas de acuerdo con el post en general……el equilibrio, eso es lo importante de verdad¡¡
    Nos exigimos tanto a nosotros mismos que se nos olvida que solo vamos a vivir una vez y que merece mas la pena una cena bien disfrutada que una abdominal bien marcada.
    Yo me cuido, si…no como cualquier cosa, no…y soy la primera en reconocer que a veces me he privado de muchas otras solo por el físico.
    Mil gracias, puesto que cuando decides empezar a cuidarte y a priorizar tu salud por encima de tu físico, entras en un mundo de proteínas, bcaa, barritas, edulcorantes, salsas especiales…etc etc etc (que respeto al 100%, ) que puede volverte loco..y de repente, te encuentras un perfil como el tuyo y descubres que la energía te la puede dar una fruta sin necesidad de comerte una barrita, que las verduras y la fruta nos aportan mas que los botes cerrados de suplementacion y que en realidad, comer bien , es mucho mas fácil, divertido y sabroso de lo que jamas habíamos cocinado hasta ahora.
    Muchas gracias por tus aportación al mundo¡¡

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*