<

Primer trimestre de embarazo, síntomas y alimentación

Primer trimestre de embarazo, síntomas y alimentación
7 octubre, 2019 Alma Creativa
primer trimestre de embarazo

Tras más de tres meses de secretismo por fin he desvelado esta gran noticia con vosotras, como ya habréis visto quienes me seguís en Instagram, David y yo estamos embarazados! Teníamos muchas ganas de ser papás, sabíamos que en cuanto nos casáramos nos pondríamos a ello; yo siempre quise ser mamá antes de los 30, pero al final las cosas tienen que salir adelante cuando realmente es el momento, aunque ha costado un poquito y hemos tenido que pasar etapas difíciles en la búsqueda de nuestro bebé, hoy puedo compartir lo entusiasmados que estamos con la idea de formar nuestra familia y comenzar la aventura de ser papás.

¿Quieres impulsar tu marca y vivir de tu propio negocio digital?

Un aborto diferido

Antes de contaros cómo ha sido mi primer trimestre de embarazo quiero contaros brevemente que me quedé embarazada en diciembre de 2018, pero el embarazo no fue bien y sufrí un aborto diferido estando cerca de cumplir las 12 semanas, fue un golpe duro, es de estas cosas que sabes que pasan, pero que no crees que te vaya a tocar a ti. Es cierto, es algo muy común, ahora en nuestra sociedad no es que sea más común que antes, pero los avances médicos hacen que podamos saberlo y por eso se conocen muchos más casos de abortos prematuros. Fue un momento duro, una desilusión enorme y una sensación de pérdida inexplicable, porque desde que el test sale positivo te sientes mamá, comienzas a soñar despierta, a imaginar cómo será tu vida en unos 9 meses y de repente todo se desvanece y esa idea se queda en una falsa ilusión… Pero después de la tormenta siempre llega la calma… Y nuestro arco iris ya ha salido y volvemos a estar embarazados, habiendo pasado ya la temida barrera del primer trimestre.

Además, ahora me encuentro en una etapa de mi vida mucho más calmada que en el anterior embarazo, soy otra persona, vivo sin estrés diario sin ansiedad por estar trabajando en un lugar donde, a pesar de darlo todo por la empresa no se me valoraba y solo por el hecho de haber querido formalizar mi relación (casarme) ya decidieron que no era válida para según qué responsabilidades… Pero bueno, el tema de mi vuelta a la vida de autónoma da para otro post o para varios… Lo que quiero decir con esto es que el estrés es nuestro mayor enemigo, yo retengo muchos líquidos cuando tengo estrés crónico, me cambia considerablemente el humor, se nubla la mente y nuestro aparato digestivo se resiente, imaginaos cuando estáis embarazadas… Si es vuestro caso no olvidéis que lo más importante es lo que lleváis dentro y no hay nada que merezca más la pena y si algo os está causando un estrés insostenible, de verdad, tomad cartas en el asunto.

Mi síntomas durante el primer trimestre

Mi primer trimestre de embarazo no iba a ser diferente al del resto de futuras mamás y ha sido algo desagradable y molesto. Las semanas en las que peor me he encontrado han coincidido con nuestras vacaciones de verano. Lo cierto es que no he tenido apenas vómitos, solo un par de días, pero náuseas a diario, ardor y reflujo constantemente y un asco repentino por un montón de alimentos, a día de hoy no puedo llevarme un aguacate a la boca, para que os hagáis una idea de cómo te cambia el gusto con la revolución hormonal que llevamos dentro de nosotras, pero no importa, todo sea porque nuestro futuro bebé se forme bien y se haga fuerte. Otro de los síntomas fuertes que he notado desde el principio y que aún me acompaña es la jaqueca, he tenido días de no poder salir de la cama, ponerme toallas húmedas en la frente y no encontrar alivio con nada…

En cuanto a la comida, a pesar de tener muchos ascos, poco apetito porque sabía lo que venía después de comer, una indigestión brutal… Mi forma de alimentación me ha ayudado mucho, tener unos hábitos de vida saludables interiorizados es esencial para que estos nos acompañen durante todas las etapas de nuestra vida.

Esto no quiere decir que no me haya dado y no me esté dando caprichos, todo lo contrario, pero no hay nada más sano y más placentero que darte esos caprichos de forma consciente, controlada y equilibrada.

De la misma forma que nunca he apoyado el famoso cheat meal por lo desequilibrado que es en la forma en que algunas personas lo llevan a cabo, tampoco mi cuerpo va a tolerar comida ultraprocesada en cantidades inhumanas en una situación como la que se tiene cuando estás embarazada, yo puedo disfrutar de forma equilibrada porque he trabajado toda mi vida por tener una buena relación con la alimentación y quien no tiene ese equilibrio de normal, en una época más vulnerable como el embarazo es probable que tenga más de un atracón, nada recomendable ni para la mamá ni para el bebé…

Así que mi consejo es que sigáis unos hábitos saludables, mantengáis un orden en las comidas, que en las comidas principales escojáis buenos alimentos y hagáis combinaciones nutricionales equilibradas y que os permitáis antojos y caprichos, cada día si los necesitáis, pero de forma coherente para no dañar ni vuestra salud ni la del bebé. No es igual coger dos galletas procesadas en el desayuno si un día se te antojan, que coger el paquete y acabar con él pensando ‘es hoy y nunca más’ porque el ‘nunca más’ es mentira y porque dos galletas son inofensivas y comidas de forma sensata te pueden incluso aportar cosas buenas a nivel emocional, sin embargo un paquete de una sentada, no solo te sentará mal físicamente sino también emocionalmente porque irá acompañado de una gran culpa y,

recuerda, tus emociones también se las transmites al bebé.

Así que transmitamos a nuestros bebés calma, felicidad y equilibrio para que en el futuro sean niños sanos de cuerpo y de mente, hagámosles ese favor.

A mí por ejemplo lo que mejor me sentaba y más disfrutaba durante las primeras semanas era el desayuno y sobre todo en versiones ‘dulces’ lo pongo entre comillas porque ya sabéis que mis desayunos dulces son tortitas, porridge o banana bread y el dulce lo aportan siempre las frutas y las mantecas de frutos secos. Hoy ya en la semana 17 sigue siendo lo que más disfruto.

A media mañana durante la semana de vacaciones en verano no tomaba nada porque desayunábamos más bien tarde, pero a media tarde siempre un par de piezas de fruta, algo que mantengo a día de hoy, la fruta es algo que se me antoja muchísimo en la merienda y sobre todo la fruta de temporada, ahora no puedo parar con los melocotones, los paraguayos, las uvas y los higos y con esto sí que no me privo porque es un chute de vitaminas para mi cuerpo y para mi bebé.

Las comidas, como en vacaciones estábamos en Galicia la verdad es que no tenía excusa, siempre proteínas de buena calidad: merluza, bacalao, gallo, pulpo, mejillones… Siempre con una buena ración de ensalada y en algunos casos el pescado acompañado de patata cocida, que la patata gallega juega en otra liga… A pesar de hacer elecciones saludables, estas comidas se me repetían toda la tarde y tenía la sensación de venir empachada de una boda.

Las cenas las he llevado fatal, me sentía pesada, aún se me repetía lo que había comido y me costaba mucho decidir qué comer, aún así me obligaba a cenar algo ligero, sopas y cremas de verduras, tortillas francesas… Algún día he cenado simplemente yogur natural con copos de maíz y arándanos, pero han sido días que no podía ingerir nada y esto me sentaba bien, ¿es lo más recomendable? probablemente no, pero es mejor ingerir algo que sepamos que toleramos y no dejar pasar demasiadas horas sin comer y provocarnos un pico de azúcar en sangre que nos desencadene problemas más serios.

En la etapa del embarazo debemos mantener a ralla la glucosa en sangre, por eso es importante comer cada tres horas, yo lo noto mucho porque en cuanto pasa más tiempo se me pone un dolor de cabeza insoportable y me vuelven las náuseas, es contradictorio, porque las náuseas te quitan las ganas de comer, pero al mismo tiempo, comer algo las alivia…

En mi caso lo mejor es comer raciones discretas, porque ya voy a sentirme mal con el paso del tiempo, pero si me lleno demasiado acentúo el malestar, es preferible comer menos cantidad y con más frecuencia.

En cuanto a mi cuerpo, a mí me ha cambiado mucho desde el principio por varios motivos, vengo de un aborto, lo sufrí en el mes de febrero, entre ese primer embarazo durante el cual tuve ciática y tuve que guardar reposo durante la amenaza de aborto y luego unas semanas de recuperación de todo… Me ha tenido bastante parada, mi único deporte era caminar hasta que volví ya entrada la primavera a correr y hacer circuitos más suaves de lo que yo estoy acostumbrada.

Por otro lado mi composición corporal se ve afectada mucho si hago o no deporte, entrenar con pesas me ayuda mucho a mejorar composición sobre todo en tren superior, así que aunque a nivel de peso no vario, peso lo mismo, el reflejo en el espejo sí ha cambiado, estoy más redondeada, tengo unos brazos más flácidos… Lo que mejor mantengo son las piernas porque siempre las he tenido más definidas. Durante este primer trimestre he caminado mucho y nadado, pero no he hecho nada más, cada caso es diferente, yo simplemente os hablo de mi experiencia, pasando lo que pasé me daba miedo todo, hasta coger una bolsa de la compra, para que me entendáis. Pero ya vuelvo a tener más energía y a sentirme más segura. El embarazo genera muchas inseguridades porque la vida de tu hijo está en juego, así que lo que tengo claro es que esta es una época para mimarme y protegerlo y estar activa, por supuesto, pero de una forma totalmente diferente a la que lo haría en otra etapa vital. En unas semanas comenzaré pilates y lo compaginaré con las caminatas y circuitos más suaves y con poco peso, ya os contaré.

Los propios expertos de las clases de Pilates recomiendan comenzar en la semana 20 y no antes y más con mi historial de aborto, así que escucharos y haced caso de lo que necesitéis pero también de lo que los profesionales de la salud os recomienden.

semana 13 embarazo

Otro gran cambio corporal el pecho, he tenido un cambio abismal, esta es la primera señal en mi caso para saber si hay embarazo, porque aunque cuando tiene que venirme la regla se me hincha y duele, con el embarazo es otro dolor distinto y a día de hoy, para que os hagáis una idea, he pasado de una talla 85B a una 95C! una barbaridad, hay chicas que apenas notan cambio en el tamaño de sus pechos pero lo mío es de campeonato, jajaja…

Y hasta aquí el post de mi primer trimestre de embarazo, tenía muchas ganas de compartir con vosotras esta noticia tan bonita y que tanto estábamos deseando David y yo, así que quienes estéis o hayáis pasado ya por este primer trimestre seguro que os sentís identificadas en algunas cosas, a mí me encantará leer vuestros comentarios y que las futuras mamás compartáis vuestras experiencias y trucos contra el malestar de las primeras semanas de embarazo.

Os dejo con la foto de nuestro pequeño de 16 semanas de vida:

ecografia16_semanas

banner-pancakes-mentoria

 

Soy Consultora de Comunicación. Mis grandes pasiones, el Marketing, la Comunicación Digital y llevar por bandera un estilo de vida SALUDABLE. Este blog fusiona todas esas pasiones: www.delicioushealthybites.com. A través de mi programa de mentoría IMPULSA TU MARCA te ayudo a dar forma a tu idea de negocio digital y a poder sacar rentabilidad de tu pasión:http://delicioushealthybites.com/impulsa-tu-marca/ Puedes seguir mi día a día en mi cuenta de Instagram: @alma_creativa.

5 Comentarios

  1. Andrea Rodríguez 2 meses hace

    Lo primero… ¡enhorabuena Ana Laura! (y David claro) No dudes que la naturaleza es sabia y cada cosa llega en el momento adecuado. Me alegro muchísimo por vosotros de verdad.
    Para mí lo de ser mamá es aún muy lejano, pero me encanta leer al respecto y espero que nos sigas poniendo al día en los próximos trimestres 😊
    Un abrazo enorme ❤

  2. Inma 2 meses hace

    De verdad que emocionante, va a ser un post que lea varias veces, me ha encantado todo sobre todo lo valiente que has sido sincerándote😻

  3. Alba 2 meses hace

    Qué valiente eres Ana Laura por contar esto! y seguro que estás ayudando a muchas mujeres que están pasando por lo que tú ya has pasado!
    Un beso enorme!

  4. Anna 2 meses hace

    Hola 👋 Ana Laura ! Enhorabuena! En primer lugar por el embarazo obviamente pero también por tu post y por tu valentía . Yo estoy embarazada de 37 semanas y pase un primer trimestre con muchísimo miedo así que entiendo perfectamente lo de la bolsa de la compra ( me he sentido súper identificada ). Ahora te queda lo mejor del embarazo así que prepárate para la experiencia de tu vida . Un beso enorme 😘😘😘😘❤️😍😍😍

  5. Vanesa 2 meses hace

    Enhorabuenaaaaa Ana Laura!!! Que bien leerte y ver qué puede salir bien….Hace dos semanas tuve un aborto de 12 semanas, entiendo perfectamente la sensación que describes de desilusión y de pérdida.
    Ahora mismo tengo tanto miedo de volver a pasar por lo mismo que no veo la luz al final del túnel. Se que no tiene porque volver a pasar pero tengo tanto miedo de que no sea así…..creo que no aguantaría pasar por ello otra vez.
    A pesar de todo dicen que la esperanza es lo último que se pierde…..así que pienso que en un tiempo quizás lo volvamos a intentar. Me alegro muchísimo por vosotros!!! Un beso muy fuerte. ❤️

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*